SPA 207-S JUNIO 2018

BLOG DE PRENSA ESPAÑOLA

La pugna entre Cospedal y Santamaría por el liderazgo abre en dos al PP

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/19/actualidad/1529402216_612620.html

Con la reciente y controvertida renuncia forzada del ex primer ministro Mariano Rajoy, han salido a la luz nuevos candidatos a la presidencia del Partido Popular (PP). Hoy mismo, tanto María Dolores de Cospedal y María Soraya Sáenz de Santamaría anunciaron sus candidaturas que, según muchos, están provocando una “batalla interna” dentro del PP. Sin embargo, la batalla entre estas dos mujeres muy capaces comenzó años antes de hoy. En 2008, bajo el mandato de Mariano Rajoy, Cospedal fue elegida secretaria general y Santamaría la portavoz parlamentaria. Hoy, ambas mujeres “se presentan como las defensoras del legado de Rajoy“, aunque, Cospedal claramente tiene el sector más duro y poderoso en su esquina y tiene más años de experiencia en su haber. Debido a la renuncia de Rajoy, Cospedal y Sáenz de Santamaría deberán “confrontar sus distintas concepciones del servicio público, la política y el compromiso con las siglas en su duelo por la presidencia popular“. La pregunta es, ¿esta batalla entre estas dos mujeres testarudas conducirá al descubrimiento de discrepancias dentro del PP?

Además de querer presidir el PP, Cospedal declaró que quiere ser la primera mujer presidenta del gobierno de España.

¿Crees que si alguna de estas candidatas ganara la presidencia del PP, podría haber una posibilidad para una presidenta del gobierno de España?

¿Qué mensaje crees que estas mujeres políticas están enviando a las jóvenes mujeres y niñas? ¿Crees que estas mujeres les están dando esperanza para un mejor tratamiento de las mujeres en el futuro, o una mujer en el poder en general? ¿Crees que esta elección podría ser un punto de inflexión en el movimiento feminista en España?

Además, ¿la batalla entre dos mujeres envía un mensaje malo o muestra desunión entre las mujeres? ¿Si es así por qué?

 

Las dos aspirantes dicen representar los valores de los logros conseguidos por Mariano Rajoy y apelan a la unidad del partido.

La disputa por el poder en el PP ya está servida, es pública y persigue liderar el partido político hasta hace nada más poderoso de España. Diez años después, María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría materializarán su largo enfrentamiento luchando por suceder a Mariano Rajoy. Todo empezó en 2008, cuando el líder del partido eligió a la primera como secretaria general y a la segunda como portavoz parlamentaria. El paso del tiempo solo sirvió para contrastar discrepancias profundas en la gestión del PP, la estrategia en Cataluña y la forma en la que el partido debía enfrentarse a los casos de corrupción. Frente a los otros cuatro candidatos, Santamaría y Cospedal se presentan a las urnas como las defensoras del legado de Rajoy y las valedoras del liderazgo ganador que quieren las bases. Sin embargo, los puntos en común son menos importantes que las discrepancias. Cospedal está alineada con el sector más duro del PP y Santamaría pretende perfilarse como una opción más abierta a otros ámbitos de la sociedad.

Finalmente, el sistema de mutuo contrapeso diseñado por Rajoy ha estallado solo diez días después de su renuncia. En consecuencia, Cospedal y Sáenz de Santamaría confrontarán sus distintas concepciones del servicio público, la política y el compromiso con las siglas en su duelo por la presidencia popular, a la que también aspiran el vicesecretario Pablo Casado, el exministro José Manuel García Margallo, el diputado José Ramón García Hernández y el exlíder de Nuevas Generaciones en ValenciaJosé Luis Bayo. No obstante, las dos candidatas aportan tres factores distintivos a la carrera por la presidencia. El peso interno de Cospedal (52 años) y Sáenz de Santamaría (47) es incomparable, por lo que tienen una capacidad de arrastre que pondrá a prueba las costuras del PP y su histórica unidad. Ambas tienen experiencia de Gobierno. Y las dos enarbolarán la bandera de la mujer camino del Congreso extraordinario del PP, que se celebrará entre el 20 y el 21 de julio.

“Quiero ser la primera mujer que presida el PP y quiero ser la primera mujer que presida el Gobierno de España”, ha proclamado este martes Cospedal. “Siento que todo lo que he vivido, toda mi formación y experiencia acumulada, ha sido la mejor preparación de cara al paso que estoy a punto de dar”, ha seguido ante decenas de cargos populares reunidos para la junta directiva del PP de Castilla-La Mancha. “Desde la llamada al servicio y la fe inquebrantable en el PP, os quiero anunciar  que presento mi candidatura”, ha añadido entre los aplausos de sus seguidores. Y ha rematado: “Me presento para ganar, para ganar y para ganar. Ofrezco victoria, victoria y victoria”.

Una hora y media más tarde, frente a la escalinata de los leones del Congreso de los Diputados y bajo un sol tórrido, la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría también se ha lanzado al ruedo de esta disputa “con energía, entrega y determinación”. Tras esa declaración de intenciones y de ánimo, Santamaría ha destacado el momento “importante para España y para el PP” y ha valorado que su intención es representar “un proyecto abierto y en positivo para la sociedad, escuchando, cooperando e integrando”. La diputada popular ha elegido el escenario del Congreso muy específicamente porque es dónde labró su primera etapa en política, en el equipo de Rajoy entonces en la oposición, y porque es su única plataforma de poder actual, frente a otros aspirantes. La antigua número dos del Gobierno lleva 14 años de diputada. Y ha subrayado, en público y luego en privado varias veces, que cree que España “necesita un PP unido y fuerte” y ha avanzado que esa es la idea que cree debe fomentarse en esa formación: “El PP es el partido de la unidad y la cohesión de España”.

Todo empezó con Alberto Núñez-Feijóo. La renuncia del presidente de Galicia, oficializada el lunes, no solo reventó el sueño de una candidatura única, acunado por numerosos líderes territoriales como la única receta para evitar la guerra interna. Al contrario, el anuncio de que el favorito no daría la batalla acabó por azuzar a las aspirantes. Cospedal, convienen en el PP, no habría dado el paso si el presidente de Galicia se hubiera presentado. Y Sáenz de Santamaría tanteaba sus apoyos sabiendo que si se presentaba sería una outsider. Ausente el favorito, la campaña arrancará como un ejercicio de contraste entre las propuestas de dos políticas que son polos opuestos: Ideología frente a gestión, ADN popular frente a la tecnocracia, conservadurismo frente a liberalismo.

“Quiero aclarar de forma rotunda que una decisión así no se toma a la contra, contra nadie, sería muy mezquino. Presento un proyecto integrador, en el que cabemos todos”, ha subrayado Cospedal en referencia a Sáenz de Santamaría. Sin embargo, su intervención ha estado repleta de recordatorios de algunas de las críticas que hay en el PP hacia la exvicepresidenta del Gobierno. “Sé lo que es ganar elecciones”, ha dicho Cospedal, que en dos ocasiones se impuso en las autonómicas de Castilla-La Mancha, mientras que Sáenz de Santamaría nunca ha sido candidata a nada. “He dado la cara y siempre la daré. Me la han partido unas cuantas veces, lo sabéis y seguro que lo volverán a hacer”, ha añadido la secretaria general, portavoz popular en los peores momentos del caso Gürtel, cuando los críticos de Sáenz de Santamaría achacaban a la exvicepresidenta que desapareciera y no defendiera a los suyos.

Por su parte, Sáenz de Santamaría ha aclarado que antes de presentar públicamente su candidatura, que mañana completará con el número de avales y parte de su equipo, decidió llamar a otros de los aspirantes, aunque no localizó por teléfono a Dolores de Cospedal y le dejó un mensaje. La exvicepresidenta ha señalado que su intención con esos contactos era subrayar que en la carrera previsiblemente cruenta que se abre ahora en el PP deberían de guardarse las formas en favor de la unidad, un valor que ese partido había representado hasta ahora en el centro derecha. Santamaría destacó en su presentación que quiere reivindicar el aval de lo logrado en estos años por el Gobierno del “excelente presidente” Mariano Rajoy, y mencionó ahí la creación de empleo y la igualdad de oportunidades, pero también como una militante más: “Represento lo que muchos militantes, la unidad, la responsabilidad y la integridad”.

La exvicepresidenta intentó por todos los medios, en público y en corrillos más restringidos de periodistas, evitar entrar ya en el cuerpo a cuerpo con Cospedal, que había mencionado un poco antes en Toledo que ella sí había dado la cara por el partido durante mucho tiempo. Santamaría ha dicho que no se sentía aludida y ha apelado a que ahora decidan los militantes sobre quién es mejor para encabezar el nuevo proyecto del PP. No le gustó nada la expresión de que ahora se abre una guerra interna en el PP: “Todos somos compañeros y el amor al partido y a España nos une a todos”.

Cospedal ha sido la última candidata en sumarse a la carrera, pero no tiene por qué ser la última. La presidenta del Congreso, Ana Pastor, tiene hasta las 14.00 del miércoles para decidir si da el paso. A partir de entonces comenzará una campaña electoral que culminará en una doble votación el 5 de julio, cuando los afiliados elegirán qué candidato o candidatos llegan al Congreso del 20 y el 21 de julio, y qué compromisarios deciden al ganador en ese cónclave.

10 Comments

  1. Gracias por compartir esta noticia, estoy muy emocionada que la presencia de mujeres en el gobierno está creciendo más y más. Sin embargo, no sé cómo grave fue el escándalo con Rajoy para el partido, así que no sé si estas mujeres pueden ganar la presidencia de España. Esta situación me recuerda a la dinámica entre Hillary Clinton y Bernie Sanders en 2016 en que hay una candidata más del establecimiento y una candidata más progresiva, y el partido necesita predecir cuál va a ser más popular sin perdiendo su apoya de la gente. En cualquier caso, espero que la presencia de las dos mujeres en la vanguardia del debate político haga los problemas del tratamiento de mujeres más relevante, especialmente en un partido de la derecha.

  2. Creo que si una de estas mujeres gana esta elección, hay una posibilidad definida de que podría haber una presidenta. Cuando ocurre un cambio, a menudo pone la pelota en marcha para otras cosas. Con los tiempos cambiando, si hay suficiente apoyo para una de estas mujeres en los votos, creo que podrían tener un buen grupo de seguidores para seguirlos en las elecciones presidenciales. Creo que esto podría ser un punto de inflexión en España con seguridad. Muchas chicas jóvenes se sentirán inspiradas por esto, a pesar del resultado. Esto es similar a en los Estados Unidos cuando Hillary Clinton se postuló para presidente; puede que no haya ganado, pero al menos envió el mensaje a otras mujeres de que pueden apuntar alto y hacer grandes cosas también.

  3. Gracias por publicar esta noticia, Lautina.

    Atención porque el artículo ha sido actualizado desde que lo publicaste; la versión más reciente se puede leer en EL PAÍS, siguiendo el enlace que has puesto arriba.

    Estas dos candidatas [candidates], Cospedal y Sáenz de Santamaría, son las favoritas para reemplazar a Mariano Rajoy en el liderazgo del Partido Popular (PP). Por eso hoy han recibido la atención de todos los medios de prensa, a pesar de que hay también otras candidaturas [candidacies]: el vicesecretario del partido, Pablo Casado; el exministro José Manuel García Margallo; el diputado José Ramón García Hernández; y el exlíder de Nuevas Generaciones del PP José Luis Bayo. Sería una gran sorpresa que alguno de ellos consiguiera más apoyo que Cospedal o Sáenz de Santamaría.
    (Pablo Casado tal vez habría sido un candidato viable en otras circunstancias, pero está involucrado en una investigación por irregularidades en un máster de Derecho Público que completó sin asistir a clase y cursando tan solo cuatro de 22 asignaturas; ver aquí: https://www.eldiario.es/politica/jueza-investiga-Casado-mismos-Cifuentes_0_783572393.html)

    Aunque todos los demás candidatos son hombres, no creo que el feminismo vea con mucha esperanza de cambio a ninguna candidata del PP, que es un partido tradicionalmente muy conservador. Eso sí, sería una importante excepción en la política española, predominantemente masculina, sobre todo en posiciones de liderazgo, incluso en los partidos más progresistas (Podemos, Izquierda Unida, Equo). Nunca ha habido una presidenta del gobierno; es más, la única candidata a la presidencia ha sido Rosa Díaz, de UPyD, quien en las elecciones generales de 2011 consiguió el 4,7% de los votos, siendo la cuarta fuerza política del país en aquel momento (hoy este partido prácticamente ha desaparecido, cediendo su espacio político a Ciudadanos).

    Va a ser una “batalla política” muy interesante, puesto que Cospedal y Sáenz de Santamaría mantienen una larga pugna [struggle] por el poder dentro del PP ya desde hace tiempo. De ahí el titular de EL PAÍS, con la metáfora bélica (“La pugna entre Cospedal y Santamaría por el liderazgo abre en dos [cuts open in two pieces] al PP”), o este similar de ABC: “Cospedal y Santamaría anuncian sus candidaturas y se lanzan al combate interno.” http://www.abc.es/espana/abci-santamaria-presenta-candidatura-para-liderar-pp-201806191008_noticia.html

  4. Phoebe Warren

    June 19, 2018 at 8:12 pm

    Es muy interesante para mi que los dos candidatos presidenciales del PP son mujeres. Todavía hay una gran presencia de mujeres en el gobierno español en contraste con los EE.UU., incluso en el gabinete del Sánchez, en que hay una mayoría de mujeres. Creo que este momento es muy importante para las mujeres españoles, en el PSOE y el PP. Es muy posible que haya una presidenta del gobierno después de las elecciones del 2019, y espero que está elección sea un punto de inflexión en el movimiento feminista en España. Pero no sé si estas mujeres están de acuerdo con este movimiento, ni qué mensaje las dos creen enviar a las mujeres españolas. No obstante, creo que Cospedal y Sáenz de Santamaría tienen una oportunidad de mostrar al país como las mujeres pueden combatir en una batalla política con el respecto y la profesionalidad.

  5. Creo que si una de estas candidatas gana la presidencia del partido PP, será un cambio muy grande para el partido que es más conservador y en general será un cambio importante para las mujeres españolas. Espero que una de estas mujeres se convierta en la presidenta del PP para que puedan generar más cambios como este dentro del gobierno español. Me parece que, en general, la mayoría de la gente de España sería muy acepta y alentadora para una presidenta, pero ¿hay conservadores como los de los Estados Unidos que están en contra de una presidenta?

  6. Si una de las dos mujeres es capaz a ganar la candidatura de PP, creo que hay una gran posibilidad que haya una presidenta mujer en un futuro próximo, pero no necesariamente en las elecciones próximas. Es cierto que muchos votarían por una candidata femenina como un avance progresivo hacia el futuro o una declaración contra el gobierno actual, pero no sé si eso combinado con el resto de los votos para el PP sería suficiente para ganar una presidencia. Sin embargo, incluso si no hay una presidenta mujer después de esta elección próxima, esta situación entre Cospedal y Santamaría abrirá puertas para muchas mujeres políticas más exitosas en el futuro porque va a poner un ejemplo de mujeres fuertes que tienen éxito en la política

  7. Victoria Gonzalez

    June 19, 2018 at 9:26 pm

    Esta es una situación muy interesante y rara. Creo que el hecho de que dos mujeres se postulen para ser presidenta del PP les da a las jóvenes y mujeres la esperanza de una presencia política más fuerte en el futuro, así como la posibilidad de un cambio en la legislación sobre los derechos de las mujeres. Aunque creo que es posible que uno de ellas eventualmente se convierta en el presidente de España, no creo que vaya a suceder pronto porque Sánchez acaba de convertirse en presidente y parece que actualmente cuenta con la aprobación de muchos españoles. Tampoco creo que las dos mujeres compitiendo entre sí sea algo malo, de hecho, creo que muestra que las mujeres son fuertes competidores y personas ambiciosas.

  8. Creo que el futuro del gobierno de España tendrá una mujer como la presidenta del gobierno de España, pero no depende en esta elección porque España actualmente tiene una tendencia poner las mujeres en poder. Además, con los problemas que el PP ha experimentado, pienso que el líder del partido tendría un tiempo más duro elegir a presidente a causa de los escándalos. Sin embargo, la imagen de dos mujeres tratando obtener la posición como un líder es importante en proveyendo un modelo a seguir para las niñas. Sin la presión continuo en el gobierno y los intentos de mujeres para obtener las posiciones de poder, los adelantos que se hicieron por España hacia la igualdad de género pueden perderse.

  9. Me gusta este artículo y la idea de más representación de las mujeres en el gobierno de España. Estoy de acuerdo con Juston — Creo que los escándalos dentro el partido popular distraerá la población de ver las candidatas como más respetables y adecuadas para ser el presidente. Sin embargo, pienso que un factor importante aquí es la experiencia de Cospedal. Una persona, no importa el género, con esta experiencia haría un buen trabajo en la posición del primer ministro. Espero que la población elija un candidato con la misma o más experiencia que Condeleso, aunque creo que la elección de una primera ministra sería útil para dar voz a los derechos de las mujeres y pata sentar un precedente para otros países.

  10. Beatrice Ferguson

    June 19, 2018 at 11:10 pm

    ¡Gracias por compartir este artículo! Me parece excelente que es posible haya una mujer en el frente del partido porque el partido es muy conservador. Es importante demostrar a los miembros conservadores del partido que las mujeres pueden ser líderes competentes. Creo que puede abrir la puerta para más mujeres en el gobierno.

Comments are closed.

© Copyright 2019 The Trustees of Princeton University
The McGraw Center for Teaching and Learning resides within the Office of the Dean of the College